El yute, un material capaz de resistir las embestidas de los huracanes

El yute, un material capaz de resistir las embestidas de los huracanes

07-09-2011

Cuando un huracán azota una zona costera en un país pobre, las construcciones allí asentadas caen como si fueran de papel. Ahora, ingenieros de la Universidad de Alabama en Birmingham están haciendo pruebas para desarrollar un material de construcción lo suficientemente barato y resistente como para aguantar las embestidas de huracanes o tsunamis. En concreto, están probando una mezcla de fibra de yute y plástico. Según los responsables del proyecto, el nuevo material sería ligero, muy resistente y a disposición de mucha gente, ya que tendría un precio bajo. Otra de sus características es que permitiría que una construcción se separase de sus cimientos y flotase ante una eventual inundación.




Ingenieros de la Universidad de Alabama en Birmingham (UAB) han dando los primeros pasos para crear un material ligero y maleable susceptible de ser usado en la construcción de cimientos y paredes en edificios. Según los responsables de esta investigación, el nuevo material no se partiría y flotaría, por ejemplo, en caso de tsunami o huracán. 

El profesor de ingeniería Nasim Uddin encabeza esta investigación, parte de la cual se hace en colaboración con la Universidad de Brac, en Bangladesh, un país especialmente castigado por situaciones meteorológicas adversas. En concreto, se están estudiando compuestos a partir de fibras naturales. La ventaja de estos materiales es que permitirían la construcción de edificios baratos en lugares costeros y, al mismo tiempo, serían capaces de aguantar las fuertes embestidas de, por ejemplo, un huracán. 

 

El yute

Uddin trabajará estrechamente con investigadores locales para estudiar la flexibilidad y fiabilidad de edificios costeros baratos pensados para aguantar huracanes y construidos a partir de compuestos que no dañen el medio ambiente. Concretamente se está probando una mezcla de fibra de yute, uno de los árboles más comunes en Bangladesh, y plástico para formar un material ultra fuerte. 

Las casas construidas al modo tradicional se caen como un castillo de naipes cuando son golpeadas por la fuerza de un huracán. El trabajo de Uddin se centra en ir más allá de los materiales tradicionales y en buscar materiales más “inteligentes”. Antes de probar con fibras vegetales, el mismo equipo de la UAB creó un material a partir de polímeros llamado Structural Insulated Panel (SIP). 

Para crearlo, usó materiales parecidos a los que se emplean de manera habitual en la industria aeroespacial o del motor y que poseen cualidades superiores a otros materiales de construcción más corrientes. Ahora, la gran novedad es conseguir un material de características similares, pero con fibras vegetales

El trabajo se centra ahora en ver si una casa hecha a partir de fibra de yute es lo suficientemente fiable. Además, los investigadores están intentando resolver los retos arquitectónicos de un material así para poder implementarlo cuanto antes en situaciones reales. 

 

Una casa flotante

Según Uddin, la nueva tecnología sería ligera y permitiría a una edificación o estructura resistir a un huracán y su posterior inundación sencillamente flotando. La idea es que la construcción se “libere” de sus cimientos según el nivel de las aguas va subiendo. 




El nuevo material sería de gran ayuda en zonas tradicionalmente azotadas por huracanes, como la propia Bangladesh, aunque también podría aplicarse en zonas costeras estadounidenses de Alabama, Florida o Nueva Orleans, donde estos fenómenos son habituales. 

Bangladesh es, sin embargo, un lugar ideal para llevar a cabo esta investigación. Se trata de una nación propensa a estos desastres y que está, además, muy densamente poblada. Estas dos características la hacen única para probar y comprender el potencial real de la nueva tecnología cuando ésta es aplicada en situaciones reales. 

Por otro lado, la Universidad de Brac ha llegado a un acuerdo con una de las organizaciones no gubernamentales más importantes del mundo para establecer una red y la infraestructura necesaria para implementar la nueva tecnología de fibra de yute sobre el terreno. 

 

Fuente: www.tendencias21.net